Población y Cultura

 

Hasta 1492

Hasta fines del siglo XV fue un continente desconocido. Su participación en el escenario mundial es de apenas cinco siglos. Mientras que en Africa, Asia y Europa, cientos de culturas y grandes civilizaciones, mantuvieron contactos por más de 5.000 años, y tuvieron presencia activa y creativa en lo que es el mundo de hoy.

América continente aislado y de poca población, toda ella migrante de Asia, fue poco a poco ocupado, de pequeños a grandes espacios, gracias a la laboriosa domesticación y adaptación a un espacio rico, contrastado y difícil, de multitud de grupos humanos que comenzaron a forjar una cultura propia y original. Desde unos 15 000 años antes de Cristo hasta 1492, distribuidos en todo el continente, lograron recién en el siglo XV alcanzar dos altos desarrollos, en Mesoamérica y en el área Andina. Altas civilizaciones comparables a las primigenias, que desde el siglo V antes de Cristo surgieron en los otros tres continentes: egipcios, mesopotamios, hindúes, chinos, persas y fenicios.

Mapa antiguo.gif (100411 bytes)

El Agua: Uso y aprovechamiento Indígena

La cultura de ingeniería en el área áridoamericana es el antecedente de la evolución tecnológica del altiplano en mesoamérica y su influencia llegó más allá de las fronteras entonces conocidas, como en el caso de los asentamientos preincaicos del mundo Andino. Controlaron aspectos sanitarios y ambientales.

Diversos testimonios muestran que las primeras concentraciones humanas manejaron sistemas donde el agua y el aire, como fluidos, tenían un enfoque ambiental. Un ejemplo de ello es la cultura Paquimé.

Glaciares y cultura

Glaciares y Cordillera de los Andes permiten comprender mejor lo que fue el desarrollo de las culturas indígenas. En dos áreas de los andes existían, al momento de la conquista, dos culturas sobresalientes.

El Estado Inca en los Andes Centrales, hoy Ecuador, Perú y Bolivia. Alta Cultura, como la Mesoamericana, que fue el fruto de un largo proceso de adaptación de más de 50 grupos étnicos que se desarrollaron de pequeños a grandes espacios, especialmente favorecidos por el régimen de aguas proveniente de los glaciares y nevados de la Cordillera de los Andes. La costa peruana no puede entenderse si no se tiene en cuenta el papel de los glaciares y nevados de la Cordillera de los Andes.

Quito, Cusco y La Paz, ubicadas en el corazón de lo Andes, sin la riqueza de agua de los Andes y de las posibilidades que este le ofrece, no hubieran podido alcanzar su actual desarrollo. Lima la ciudad virreinal, sede durante más de un siglo de la colonia más importante de los españoles en América del Sur, desde entonces hasta hoy, depende del agua de la Cordillera y en especial de sus glaciares.

glaciares.jpg (29095 bytes)

El otro gran desarrollo fue el de la cultura Chibcha en la Cordillera Oriental de los Andes colombianos, en el espacio donde está Santafé de Bogotá, y cuyo proceso de desarrollo era precursor de una alta cultura.

Los dos ríos más importantes de América del Sur, el Amazonas, el más grande del mundo en extensión, y el Orinoco se benefician con las aguas provenientes de la Cordillera de los Andes y sus glaciares. Igualmente toda la gran hilea o cuenca amazónica y sus cientos de ríos.

No puede olvidarse tampoco la importancia sociocultural que tuvo y tiene la Cordillera de los Andes dentro de la concepción mágico religiosa de todos sus pobladores, antes, después y hoy. Para millones de andinos los nevados y glaciares de América del Sur son parte de su vida cotidiana, de su escala de valores y creencias y de sus respetos y adoraciones.