Selva Lacandona >Colonización y Transformación
El proceso de colonización de la selva se inicia a partir de 1870, cuando los  madereros de Tabasco, al agotarse las reservas de caoba y cedro en su propio estado, dirigieron su mirada hacía la cuenca aún virgen del Usumacinta superior, aprovechando las crecientes de los ríos como vías de transporte.  

Al término del porfiriato toda la selva lacandona se había convertido en un inmenso condominio privado, monopolizado por una decena de firmas, de las cuales la mitad eran madereras, la otra mitad dueños ociosos del Distrito Federal y un noble español, el Marqués de Comillas.

Concesiones Madereras  en el Lacandón

Contratos de 1897 - 1900  

En 1950 el Departamento de Asuntos Agrarios y de Colonización mandó deslindar la selva con el fin de anular los títulos de propiedad expedidos durante el porfiriato. La expropiación se logró a través de cuatro decretos expedidos entre 1957 y 1972. Los tres primeros convertían la totalidad de la región en terreno nacional y el cuarto reduciendo una buena parte de ella, más de 600,000 hectáreas, a tierras comunales.

Las tierras no comunales fueron repartidas bajo la forma de posesión ejidal entre los grupos de campesinos que poblaron la selva desde la década de 1940 en las cañadas de Ocosingo y Las Margaritas, en la década de 1950 la zona norte, en la de 1960 el corazón de la selva y en los setenta en Marqués de Comillas.  

Flujos migratorios desde 1954 "El Retorno de los Descendientes"

 

Contrariando este afán de reparto agrario, otras dependencias del gobierno hicieron planes para ganar el control sobre los recursos naturales de la lacandona y preparar el terreno para su futura explotación.

Al mismo tiempo expresaban su inquietud por la conservación del medio ambiente, ya muy dañado por la colonización anárquica y la deforestación irresponsable provocada por campesinos, ganaderos y madereros.  

 

 

 

 

Los créditos y la asistencia técnica fueron para el desarrollo del ganado y la agricultura de milpa fue desalentada en los programas; toda la ayuda fue para la conversión de la selva en pastizales.

 

 

En el municipio de Palenque la población de ganado creció en 1950 de 15,071 cabezas a 73,239 en 1970, con una tasa de crecimiento aproximada de 20% anual.  

Sin embargo, aunque se realizaron reformas a las políticas en la región y se dio asistencia para el café, el ganado y otras actividades económicas, la extracción intensiva de los recursos forestales limitó las opciones futuras de los colonos mayas.  

Las tierras, debido al  uso que han tenido, son poco productivas y de relativa baja biodiversidad; ésto genera una presión sobre nuevas tierras por parte de una población en constante aumento, ya que tiene la tasa de natalidad más alta del país.

Area recien abierta al cultivo, donde todavia se aprecian restos de árboles quemados.


Selva Lacandona >Colonización y Transformación