Selva Lacandona >Colonización y Transformación

El proceso de colonización en la selva ha tenido una gran incidencia en los cambios del uso del suelo y por ende, en la transformación del paisaje ecológico. A principios del siglo XX, la selva se encontraba casi despoblada; hasta ese momento, los pocos pobladores eran la comunidad de los "nuevos lacandones", cuya intervención fue mínima y poco significativa en la transformación de los procesos ecológicos de la selva. Alrededor de 1954 se inició un proceso de colonización acelerado, el cual conllevó a cambios en la cobertura vegetal y en los procesos naturales de los ecosistemas. Las empresas madereras introdujeron maquinaria moderna, abriendo brechas y caminos en áreas antes inaccesibles, lo cual aceleró la deforestación y el ritmo de explotación de los recursos naturales. Posteriormente, en 1960, se dio el auge de la ganadería y las fincas agrícolas fueron transformadas en grandes áreas de pastoreo extensivo. Actualmente, aún persisten las prácticas de deforestación con el fin de obtener tierras para la agricultura o la ganadería. Todos estos cambios en la cobertura vegetal no solo afectan a la vegetación como tal sino que aumentan los procesos de degradación de tierras e inciden en los cambios microclimáticos y la pérdida de biodiversidad de la selva.