img0100
dinamica1
La cuenca del lago de Pátzcuaro se encuentra localizada en la parte occidental de la República Mexicana, dentro de la cordillera volcánica que atraviesa al país. De manera específica, se ubica en la porción del eje volcánico transversal que está en la parte centro norte del estado de Michoacán y pertenece a la región hidrológica Lerma-Chapala-Santiago, una de las más grandes en Latinoamérica. Se trata de una cuenca de tipo endorreico, que mantiene un efecto de insularidad continental con cierta autonomía. Por lo anterior, se establece una dinámica interna dentro del balance hidrológico regional. Las principales formaciones que fungen como límites son conos volcánicos cuyas mayores elevaciones están al norte con El Zirate (3420 m), al oeste con El Chivo (3420 m) y al sur con El Frijol (3040 m).
El lago de Pátzcuaro tiene gran importancia geológica, biológica, ecológica, cultural, histórica y arquitectónica. Las relaciones entre los recursos naturales, el medio ambiente y el ser humano han ido conformado un escenario geográfico en el cual cada uno de los elementos formadores del paisaje tiene repercusiones en los demás y por tanto, puede modificar el sistema en su conjunto. Los procesos de estabilidad o inestabilidad en cada una de las unidades geográficas y el cambio o perturbación en ellas tienen reflejo directo o indirecto en las otras que afectan de manera especial al lago de Pátzcuaro.
La zona se encuentra entre las coordenadas: 101º 25' y 101º 54' longitud oeste y 19º 25' y 19º 45' latitud norte; a una altitud que va de los 2037 a los 3420 m (2369 m en promedio). La cuenca se extiende a lo largo de 1000 km2, de los cuales, un área aproximada de 100 km2 corresponden al lago (incluyendo islas) y los 900 km2 restantes al área terrestre de captación. El embalse tiene un volumen aproximado de 505 millones de m3 y una fluctuación media anual de 70 cm en su nivel (Amador, 2000: 39, 45, 69-70). Según las estimaciones, el área de captación de la cuenca recibe alrededor de mil millones de metros cúbicos anualmente, y se calcula que la salida hídrica, principalmente a través de la evapotranspiración es en torno a los 700 millones de metros cúbicos. De tal manera que de los restantes 300 millones de m3, 100 millones escurren a través de arroyos superficiales y 200 millones se infiltran. Ambos flujos llegan al lago casi en su totalidad.
Regresar a Dinámica Espacial de la Cuenca Regresar a Página de Inicio Atlas Cibernético de Pátzcuaro